HealthLeader

An Online Wellness Magazine produced by The University of Texas Health Science Center at Houston (UTHealth)

Durmiendo con el Enemigo

Como escapar de la violencia intima de pareja.

Durmiendo con el Enemigo

Ella hizo todo a lo correcto. Todo.

Cuando el comportamiento de su marido tomó un cambio amenazador, ella registró sus conversaciones como prueba. Cuando él comenzó a abusar de ella verbalmente, ella durmió en otro sitio. Cuando el abuso se volvió físico, ella llenó una orden de detención, archivo los papeles para el divorcio y se cambio. Ella solo les dio a sus padres y a una prima su nueva dirección. Avisó al Departamento de Policía de su escuela, se incorporó en un programa de protección, y se comunicaba múltiples veces al día con las pocas personas que sabían su paradero y su secreto.

Finalmente, cuando las llamadas de teléfono se volvieron amenazadoras, ella se mudo a un centro de refugio para mujeres. Ella hizo todo lo correcto.

Ella nunca lo vio venir.

El dia 20 de Agosto, Mina Rosenthal-Eames, una estudiante dental de la Universidad de Texas, se bajo del camión hacia su carro el cual estaba estacionado. Al alejarse el camión, fue emboscada por su marido quien la había estado siguiendo en un carro rentado. Le disparo directamente seis veces; ella murió en el segundo tiro.

La fecha para finalizar su divorcio en la corte estaba programada para la mañana siguiente.

Confrontación con la realidad

Para las víctimas de violencia íntima de pareja, el abuso no termina cuando el matrimonio, el compromiso, y las salidas se acaban. Tampoco termina cuando la víctima finalmente encuentra el valor de salirse. De hecho, la época más vulnerable para una víctima está actualmente en el momento de salida.

“Para una víctima del abuso doméstico, el riesgo de homicidio por la pareja perceptiblemente es cuando esa víctima se va,” dice la doctora Ángela Romeo, Ph.D., terapeuta en departamento de Servicios de Asesoramiento de Trabajo/Vida en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas de Houston.

Aunque cada caso es tan único como la relación destructiva misma, se pueden identificar detalles comunes en cada una de las historias. Lo que es difícil es identificarlos. Los mitos abundan. Las ideas falsas necesitan ser aclaradas.

Dejaremos las instrucciones y los recursos para los planes de escape actuales a los expertos que trabajan en estos casos y quien tienen casos de éxito para apoyarlos. Por ahora, edúcate y dales valor a tus seres queridos separando los mitos de los hechos.

MITO: ‘Ella deberia de haberse dado cuenta... nosotros nos dimos...’

El Lunes por la mañana la revisión de los hechos no tiene sentido y es insustancial. Todos lo vimos venir-después de que llego.

Lo qué comienza como expresiones de protección, adoración, y deseos románticos al tener a alguien para ellos mismos, con el tiempo y lentamente se toma una metamorfosis que se vuelve en celos ‘controladores y posesivos e incontrolables’.

¿Sin un expediente o una historia de violencia previa, cómo puede una darse cuenta de su venir?

Convencidas de la confianza y el amor incondicional, a veces no vemos las ‘banderillas rojas’. El abusador no te ve como su amor, como una persona con derechos, con libertades inherentes y con barreras. El te ve como su posesión, para ser poseída y controlada por medio de amenazas, violencia física y manipulada a base de humillaciones, menosprecio, y victima emocional,” dice Romeo, sicoterapeuta y directora ejecutiva del departamento de Servicios de Asesoramiento de Trabajo/Vida en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas de Houston.

“Si usted no ve la vida a través de esos lentes de control y de manipulación, usted no puede reconocerlo como tal. Usted puede creer simplemente que el tiene razón,” dice ella. Y, si usted creció en un ambiente controlador, usted no puede ver su comportamiento como disfuncional-sino apenas familiar, advierte Romeo.

En muchos casos, la violencia íntima de pareja empieza años antes como una semilla-un comentario, una mirada, una ceja levantada, seguida por una disculpa, sincera pero con escapatoria. Por ejemplo: No quise decir eso, de veras. Perdóname. Pero cariño, tu sola te lo buscaste...

Patrones salen a la vista en relaciones que no empiezan con las costillas quebradas. La escala es incremental e implica casi siempre un ciclo de abuso y de la disculpa. El abuso empeora; las disculpas crecen. La disculpa incluso puede ser tan sincera-como el abuso. Elegimos aferrarnos a la disculpa, cambiamos nuestro comportamiento lo suficiente para evitar el siguiente episodio abusivo. De hecho, estamos seguras que nunca sucederá otra vez-él lo prometió.

Para cuando estamos paralizadas de terror, ni podemos recordar la palabra, la mirada, o la ofensa que empezó este episodio -mucho menos el día que todo comenzó.

No, no lo vimos venir. Ni tampoco lo vieron nuestros amigos, familia o compañeros de trabajo. De hecho, pensaron que él era encantador.

MITO: ‘Ella podría irse. Nadie la esta haciendo que se quede.’

Hay 100 razones para quedarse y solamente una razón para irse: el abuso sin impedimento siempre escala, dice Romeo.

“La gente se queda inicialmente porque tomó votos. Creen que nunca sucederá otra vez. Están avergonzadas que han cometido una equivocación. Quieren proteger a su pareja de la ley, sociedad, y juicio público,” explica ella.

Permanecen por razones religiosas, por los niños. Permanecen por el niño nonato cuyo nacimiento, están seguras, terminarán esta mala temporada en su relación.

Para cuando el abusador ha agotado a su víctima emocional o físicamente, también ha agotado sus finanzas que no le permiten salirse, literalmente. Permanecen porque comienzan a creer que el abusador está en lo cierto: ¿Quién te querrá? Sin mí, no eres nada.

Se quedan porque creen que se tardaron demasiado en decir algo- y su credibilidad esta por los suelos. Se quedan por miedo de que el se lleve a los niños como lo ha amenazado hacer tantas veces. “Mucho ha cambiado en las últimas décadas en el sistema de justicia en relaciones al abuso domestico,” nos recuerda la Dra. Romeo. “No hace mucho que las oficinas de leyes veían los casos de abuso como casos de problemas familiares los cuales tenían que ser resueltos en la privacidad del hogar y no por las oficinas de justicia,” dice ella. Ahora las oficinas gubernamentales estan encargadas por el mismo gobierno para proteger a las victimas de violencia domestica.

Se quedan porque no pueden imaginar entrar a un alberge, o una casa de apoyo, voltear sus vidas y la de sus niños al revés solo para conseguir alejarse lejos, dice Romeo. “Pero, cualquier persona que trata de aguantarse éste tipo de tiranía está viviendo ya sus vidas al revés. Sus vidas son tan extremas que, sólo medidas extremas trabajarán,” dice Romeo.

Se quedan porque las computadoras estan vigiladas, las llaves retraídas, las cuentas bancarias congeladas, y las amistades alejadas. Se quedan porque el abusador usa un cuello parroquial, una placa policíaca o tiene ciudadanía doble con un país que no fácilmente ganaría a los niños, si él se va con ellos.

Finalmente, se quedan porque estan casi seguras de creer en la amenaza: si te vas, te buscaré hasta encontrarte, dondequiera que estés, por el tiempo que sea necesario. Si no eres mía, no lo serás de nadie.

MITO: Esto parece siempre sucederle a esa gente.

¿Qué gente? ¿Los que están en las compañías de Fortuna 500? ¿O los que entrenan en los juegos de la liga pequeña de nuestros niños?

La violencia íntima de pareja no solo pasa en los matrimonios. Ni tampoco en uniones heterosexuales o solo en relaciones adultas. Ni es un error trágico que ocurre solamente en “ciertas vecindades” entre “ciertos colores” de “ciertas circunstancias económicas.”

Como tornados, las relaciones abusivas son desastres de oportunidad igualable. Cortaron una línea de destrucción a través de todo tipo de capas sociales, étnicas, educativas y económicas.

Aunque las mujeres exceden en número a los hombres como víctimas de abuso y violencia en el hogar que lleva a asesinato, los hombres también mueren. Según la Comisión Americana de la Asociación de Abogados en Violencia Domestica:

  • Anualmente, cerca de 1.3 millones de mujeres y 835.000 hombres son físicamente asaltados por su pareja en los Estados Unidos (EE.UU.)
  • En el ano 2000, 1247 mujeres y 440 hombres fueron asesinados por su pareja
  • En los últimos años, cerca del 33 por ciento de víctimas de asesinato femeninas y el 4 por ciento de las víctimas de asesinato masculinas fueron asesinadas por su pareja.

Según el Ministerio de Justicia de los EE.UU., entre los años 1998-2002

  • De los 3.5 millones de delitos violentos cometidos contra miembros de familia, casi la mitad eran crímenes contra esposos.
  • El 84 por ciento de víctimas fueron esposas
  • El 86 por ciento de víctimas fueron parejas femeninas
  • El 83 por ciento de asesinos de esposas fueron hombres
  • Y el 75 por ciento de asesinos de parejas no casadas también fueron hombres

La violencia íntima de pareja en personas entre los 18 a 24 años es mas calmada. Sobre el mismo estudio anterior: aunque esta categoría de edad compusiera solamente el 11.7 por ciento de la población, el 42 por ciento de las víctimas de la violencia la sufrió en manos de un novio o de una novia.

MITO: ‘Bueno, no es como si él me golpeara...

El abuso viene a veces disfrazado, a menudo viene empaquetado sexualmente. ¿“Qué mejor control sobre una pareja íntima que relaciones sexuales con engaño?

Recuerde, la violación no es un crimen de pasión, sino un crimen de violencia y control,” dice Romeo.

En ocho de 10 casos de violación, la víctima conoce al autor. De los que reportaron violencia sexual, el 64 por ciento de mujeres y el 16 por ciento de hombres fueron, “violados, asaltados físicamente o acechados ” - definido como un ex-cónyuge actual o pasado, un pareja que de casa, un novio o novia, o pareja de cita. (Resultados de la Encuesta Violencia Nacional Contra La Mujer, 2000)

El martillo de terciopelo del abuso verbal y psicológico es más difícil de identificar, documentar-y procesar. Como la técnica del viejo crimen organizado-derrotando al enemigo con una bolsa de naranjas-el daño interno puede ser fatal, sin dejar una sola huella externa.

Amenazas de venganza en contra de simples errores (como tirando la sopa), acusaciones irracionales, humillación pública, lengüetas sarcásticas sin parar con el significando de menospreciar todo el trabajo y el argumento de una relación son abuso de la clase invisible.

MITO: ‘Nadie me creería de todos modos.’

El personal de las salas de urgencias son dotados en dos cosas: identificar las historias de encubrimiento sobre las heridas y usar las heridas para identificar las historias de encubrimiento. Cuando una mujer viene a una sala de urgencias (ER) con golpes a la quijada y huellas digitales marcadas en su cuello, casi seguro que no se trompezo sobre la manguera del jardín.

“El abusador no dejará el lado de la víctima por miedo que ella diga la verdad,” dice Elda Ramírez, la enfermera de cuidados de emergencia que también esta entrenada en medicina legal para reconocer y diagnosticar lesiones proveídas a causa de violencia domestica. “Tenemos toda clase de maneras para separar a las parejas el tiempo necesario para darle el mensaje a la víctima que podemos conseguirle ayuda.”

Una vez que una víctima de posible abuso incorpora al ER, toda clase de ruedas comienzan a dar vuelta entre su personal. “Primero el equipo decide si la lesión se relaciona con la historia. Si la víctima vacila, esta en estado emocional y se puede separar de su abusador, la primera pregunta es simple: ¿‘Se siente segura en su hogar?” dice la enfermera Ramírez.

También observan como se comunican la víctima y el amigo que según la trajo. “Vemos al amigo susurrar en el oído de la víctima, ‘diles lo qué sucedió realmente...’”

La enfermera Ramirez marca una lista de preguntas la cual ella y su equipo estan entrenados a preguntar y según las respuestas saben como leer entre líneas o entre los dientes cerrados fuertemente.

“Les damos cada oportunidad-abierta y secretamente - para decirnos si necesitan ayuda. Francamente, a veces no trabaja,” dice Elda. “Las vemos aquí repetidamente, cada vez negando el abuso. Entonces, leemos acerca de ellas en los titulares. Nos destroza la noticia.”

Las víctimas se adaptan a encubrir a el abusador-y por extensión, a ellas mismas. Aunque la sociedad se haya movido hacia la defensa de la victima, todavía existe una actitud de sombra de la culpa y vergüenza hacia la víctima.

HECHO: Banderillas rojas están por todas partes, búscalas.

Respetando tu ‘No.’
Nadie entra a una relación con las expectativas tan bajas que “por lo menos salí vivo” es la medida de su éxito. El respeto se gana con el tiempo, incluso en la ruborización del amor.

La primer pregunta que Romeo pregunta a mujeres en relaciones nuevas es, “Puede él oír tu ‘No’?”

¿Es decir te respeta como un ser humano que vive y respira?
“La confianza debe venir lentamente-en las mejores de las relaciones,” advierte Romeo. “En cualquier relación, la primer cosa que quiero comprobar es ‘si él respeta mis límites?’

Discute conmigo, intenta convencerme, no toma en cuenta mis necesidades, especialmente si implican estar con otros amigos en vez de él esa noche. ¿Puede él oírme cuando elijo tiempo para estar sola? Puede oír mi ‘No’?”

Cuando te encuentras a alguien que es respetuoso y honra alegremente su derecho de decir no—desde lo rutino (durante un juego de pelota) o lo íntimo (teniendo sexo)- esa persona te está demostrando respeto. Y ése es el florecimiento de la confianza.

“Si él no puede observar tus límites, nunca podrás estar segura,” advierte Romeo.

La necesidad de controlar, manipular, poseer
Lo qué primero se siente como cuidado y preocupación – constantes llamadas telefónica o mandando mensajes en el teléfono para saber su paradero-comienza a sentirse como un sistema de vigilancia. Si tienes que explicar cada momento desde el momento en que saliste de la oficina hasta cuando entraste a través de la puerta de atrás, pregúntate si esto se siente bien.

Si cada vez que entras a un restaurante o a una fiesta, tu vista ocasional del cuarto con los ojos se vuelve en acusación de coqueta, toma nota.

¿Tiene tu pareja expectativas poco realistas de tu modo de vestir, comportamiento, y responsabilidades domésticas?

¿Encuentra tu pareja maneras de separarte de tu “vida anterior” aislándote de tus amigos y familia? ¿Notas que te distancias de tus seres amados porque tienes miedo de la reacción de tu pareja?

¿Cuándo las cosas salen mal, es siempre la culpa de alguien mas, particularmente la tuya? ¿Cómo hace que pagues por tu culpa?

El Consejo de Texas en Violencia Domestica enumera otras señales de violencia domestica:

HECHO: “No fue la peor golpiza, pero si fue la ultima.”

El “irse requiere que una víctima esté lista. Algo cambia, y es como si la víctima decidiera que hoy no pudo haber sido la peor golpiza, pero si será la última.” dice la Dra. Romeo.

“Hoy” no es el día para irse; pero si es el primer día para comenzar un plan cuidadoso. El momento más peligroso para una víctima es cuando ella demuestra la convicción resuelta para irse. “Al irse la pareja pierde la ultima senal de control,” dice la doctora Romeo. El abusador intentará cualquier cosa para recuperar su poder.

Comienza a juntar dinero en efectivo, consigue todo el papeleo financiero y documentos privados y tenlos en orden fuera de la casa. Empaca ropa, necesidades y colócalos en alguna parte accesible, pero fuera de tu hogar. Borra los números del teléfono celular a los que has llamado como la policía o alberges. Utiliza el email con mucho cuidado en el hogar.

Consigue un correo postal libre y oculto de email, usa un nombre falso como parte de la dirección.

Recoge evidencia del abuso manteniendo un diario con las fechas y detalles y tomando fotos de las lesiones anotando sus fechas. Si es posible, cuéntales todo a algunos miembros de tu familia, amigos o compañeros de trabajo en quien confías, de modo que alguna otra persona pueda verificar el abuso a las autoridades cuando el tiempo se presente y necesites alistar ayuda legal.

Entonces espera hasta que tengas un plan que incluya ayuda de profesionales, de un alberge, de una casa de asistencia o de una agencia.

Has tu investigación con seguridad

Si tienes acceso de Internet, notarás los recordatorios repetidos que surgen en las pantallas del Web en numerosas direcciones de ayuda de recurso de violencia domestica para recordarte que tu computadora que estás utilizando puede ser supervisada por tu abusador. Utiliza el botón de ESCAPE si debes salir del sistema rápidamente. Borra la lista de historia que usaste mientras utilizabas el Internet una vez que hayas terminado y mira a tu alrededor mientras que estes investigando.

Y ahora, deje a los expertos asumir el control. Esto es un comienzo: Use el teclado para llegar a los acoplamientos siguientes.

Recursos locales en Houston

Recursos nacionales

Para empleados, personal y estudiantes del Centro de Ciencias de Salud de UT y de MD Anderson

Para iniciar el programa de UT 2-STOP, un programa de protección en la universidad del Departamento de Policía de UT, para las víctimas de la distensión doméstica y del lugar de trabajo, llamar al: 713-792-2890.

Para las emergencias, llamar al 911.

Traducida por Margaret Zambrano

comments powered by Disqus

This site is intended to provide general information only and is not intended to substitute for or be used as medical advice regarding any individual or treatment for any specific disease or condition. If you have questions regarding your or anyone else’s health, medical care, or the diagnosis or treatment of a specific disease or condition, please consult with your personal health care provider.